Vemos las diferencias entre despido improcedente y procedente, y cómo debe actuar la empresa, y el trabajador, en cada caso.

despido improcedente

Las causas legales de despido están reguladas en los Artículos 52 (en relación con el artículo 51) y 54 del Estatuto de los Trabajadores. El artículo 52 recoge los despidos por causas objetivas y el artículo 54, las causas del despido disciplinario.

¿Qué es un despido improcedente?

Un despido improcedente es la declaración que otorga un juez a la extinción de un contrato de trabajo sin una causa o motivo justificado por la ley, o bien sin cumplir los requisitos formales correspondientes.

No sólo existe el despido procedente (que se ajusta a la ley) e improcedente. Un juez puede declarar un despido nulo, y obligar a la empresa a contratar de nuevo al trabajador.

¿Cómo actuar si creemos que nos están despidiendo de forma improcedente?

El trabajador ante un despido de este tipo tiene derecho a reclamar. En primer lugar, debe firmar la documentación de notificación de despido como «no conforme».

El siguiente paso es tratar de llegar a un acuerdo con la empresa, y si no es posible, hay que acudir a la vía judicial. En caso de que se pueda demostrar que el despido es improcedente, la empresa deberá readmitir al trabajador, o indemnizarlo.

¿Cómo actuar desde la empresa para evitar despidos improcedentes?

Un despido procedente es una acción motivada por un bajo rendimiento por parte del trabajador, un incumplimiento prolongado de los horarios del trabajo o una falta de aptitud para desempeñar las labores contratadas, pero siempre que estas causas puedan demostrarse.

En el caso de España, el despido no es gratuito, quedando supeditado a un control judicial que debe estimar si ha sido procedente o improcedente, así como de las indemnizaciones a percibir por el empleado siempre y cuando este no quede conforme con la finalización de su vinculación laboral.

Por lo tanto, hay que conocer en detalle las condiciones de contratación del empleado que la empresa quiere despedir, y asegurarse que esgrimimos (y demostramos) causas que se ajustan a derecho.

Para ampliar información

Si tienes una empresa y quieres asesoría, o expertos legales que te lleven estos asuntos, o si eres un trabajador que considera que ha sufrido un despido improcedente, contacta con nosotros cuanto antes. Para que una reclamación tenga éxito, es importante actuar dentro de los plazos establecidos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad